Masacres, balaceras, bloqueos, secuestros y extorsiones, a 6 meses de la “estrategia integral” para Aguililla y Churumuco

Masacres, balaceras, bloqueos, secuestros y extorsiones, a 6 meses de la “estrategia integral” para Aguililla y Churumuco
Publicado 14 de Julio de 2020 18:43:00 Autor Redacción / Noventa Grados

Aguililla, Mich., a 14 de julio del 2020.- A seis meses del anuncio del gobierno de Michoacán de la “estrategia integral” para Churumuco y Aguililla, en esos municipios el saldo es de cuatro policías municipales que están desparecidos por el Cártel Jalisco Nueva Generación, decenas de asesinatos, al menos tres masacres, asaltos a adultos mayores, fuertes y cada vez más frecuentes balaceras, secuestro de pobladores y amenazas a las comunidades. Desde el anuncio de esta “estrategia integral” en el mes de enero, la Administración del gobernador Silvano Aureoles Conejo no ha reportado resultado alguno.

Fue un martes 14 de enero que el secretario de gobierno de Michoacán Carlos Herrera Tello -que también es empresario constructor y alcalde con licencia de Zitácuaro- presentó en Morelia, ante los medios de comunicación, la estrategia integral para Churumuco y Aguililla, horas después de que el CJNG irrumpiera en Churumuco, matando a dos policías municipales y secuestrara a cuatro más, hasta hoy desaparecidos y en el olvido por el gobierno de Silvano Aureoles.

Asimismo, por esas fechas un enfrentamiento entre sicarios del CJNG y soldados de la Guardia Nacional en Aguililla, dejó un saldo de varios muertos y detenidos, quienes habrían participado en la emboscada contra la Policía estatal en ese municipio, en el que 14 agentes fueron abatidos.

“Tenemos que seguirnos acercando a la población para saber sus necesidades y no permitir que actos fuera de la ley se apoderen de la tranquilidad de la gente”, aseveró el secretario de gobierno Herrera Tello, en aquella que fue la única conferencia donde se abordó la denominada “estrategia integral”.

Lo que ocurrió a continuación es lo que ha acostumbrado el gobierno de Silvano Aureoles, no dar seguimiento a sus numerosos “planes” y “estrategias” que anuncia en cada ocasión en que un hecho grave atrae la atención de la prensa hacia la entidad.

Luego de unos días de aseguramientos de un par de vehículos, algunos rifles de grueso calibre, y al menos tres detenidos, para el 24 de enero regresaron las balaceras en la comunidad Bonifacio Moreno “El Aguaje” y bloqueos a la carretera Apatzingán – Aguililla, horas después, seis cuerpos fueron localizados en una camioneta en la comunidad Felipe Ángeles, municipio de Buenavista.

El 31 de enero se aseguró un camión monstruo en las cercanías del Aguaje y el 1 de febrero circuló un video de un retén de Los Viagras en las inmediaciones de esa localidad, todo esto, a dos semanas de presentarse la “estrategia integral” para Churumuco y Aguililla.

El 3 de febrero, soldados de la Guardia Nacional fueron corridos a huevazos por civiles que bloqueaban la carretera Apatzingán-Aguililla, a la altura de Buenavista, y la zona siguió registrando el desplazamiento de civiles armados en camionetas y camiones blindados, y las ya típicas balaceras.

El 17 de marzo una nueva jornada de violencia tuvo lugar en la Tierra Caliente, y en el caso de Aguililla fueron quemadas casas, reportándose hasta 18 muertos en las balaceras.

Posteriormente siguieron difundiéndose videos y publicaciones en redes sociales, lanzándose acusaciones y amenazas el Cártel Jalisco y la asociación criminal Carteles Unidos, formada por células criminales como Blancos de Troya, Familia Michoacana y Caballeros Templarios y los más poderosos grupos Los Viagras -liderados por los hermanos Sierra Santana- y el Cártel de Tepalcatepec -bajo el mando de Juan José Farías Álvarez “El Abuelo”.

El 26 de marzo se reportaba una nueva balacera en El Aguaje, el 6 de abril hubo nuevos bloqueos carreteros y balaceras en Aguililla y Buenavista, disparando soldados contra habitantes de este último municipio -presuntos miembros de Los Viagras- que defendían los bloqueos.

El 9 de abril se aseguró un camión “monstruo” del CJNG en inmediaciones del Aguaje, al día siguiente siguieron los enfrentamientos en esa localidad, El Limoncito y El Colomo, y el día 14 fueron detenidos quince presuntos miembros del Cártel Jalisco, en Aguililla y Parácuaro, once de los cuales fueron evacuados de la zona vía aérea.

El 25 de abril se evidenció el saqueo que hicieron en la localidad El Limoncito, Los Viagras, supuestamente coludidos con el 30 Batallón de Infantería y la 43 Zona Militar de Apatzingán.

Lo que sucedió después fue una masacre ocultada por el gobierno de Silvano Aureoles: Luego de saquear casas, tiendas y un depósito de cerveza en Limoncito, Los Viagras se retiraron al rancho o comunidad La Huerta, donde se emborracharon.

Profundamente dormidos, los sicarios fueron masacrados por el Cártel Jalisco Nueva Generación, muriendo 23 personas, entre las que se encontraban un coronel retirado y dos miembros de rango menor del Ejército Mexicano, en activo, así como cinco militares extranjeros (dos colombianos, un guatemalteco, un hondureño y un salvadoreño), contratados por “El Abuelo” Farías para entrenar a los sicarios de Carteles Unidos. Un día después, el gobierno de Silvano Aureoles reportó el hallazgo de solo tres cuerpos, aunque fotografías del lugar de los hechos muestran varios cuerpos, identificaciones de militares y armas abandonadas.

Desde entonces a la fecha habitantes han reportado al menos dos recientes masacres en El Aguaje y sus alrededores, no han dejado de registrarse tiroteos, el desplazamiento de civiles armados por carreteras y caminos, ni los criminales han parado sus videos amenazantes, quedando en medio de todo esto la población, abandonada a su suerte por el gobierno perredista que encabeza Silvano Aureoles Conejo.

El control de la delincuencia es tal que los cortadores y productores de fruta tienen que esperar permiso de los criminales para trabajar y venderles la fruta al precio que les imponen, hay una escasez de alimentos básicos en El Aguaje por el peligro que representa llegar hasta ese lugar y la gasolina ha alcanzado los 60 pesos por litro, pues en su camino a la localidad, miembros de la asociación criminal Carteles Unidos le aplican varias extorsiones a los transportistas. Actualemnte se reportan al menos 10 habitantes secuestrados -entre ellos niños-.

De la “estrategia integral” para Aguililla, ni el secretario de Gobierno Carlos Herrera que la presentó o algún otro funcionario de la administración estatal, mucho menos el gobernador Silvano Aureole, han reportado un solo resultado.

Churumuco

En el caso de Churumuco, desde el 11 de enero están desaparecidos cuatro policías municipales cuyas identidades se conocen parcialmente por la búsqueda que sus familiares han hecho de ellos en redes sociales, pues es fecha en que siguen desaparecidos y en el olvido por el gobierno estatal, que desde enero no volvió a mencionar el caso.

Los uniformados fueron “levantados” por el Cártel de Zicuirán y el Cartel Jalisco, tras enfrentarse éstos con sicarios de Los Viagras y Carteles Unidos.

Los agentes municipales habrían sido enviados por el alcalde Rodimiro Barrera Estrada para apoyar al hermano del munícipe, Gabino Barrera, entonces jefe de plaza en Churumuco para Los Viagras: El primero -de acuerdo con datos de la extinta Procuraduría General de la República- fue financiado por La Familia Michoacana para su campaña electoral en 2007, la cual ganó, siendo citados él y otros alcaldes electos beneficiados por el cártel, por representantes del grupo criminal que les cobraron el favor, de acuerdo con la PGR.

Pese a estos señalamientos, Rodimiro Barrera se convirtió en diputado federal por el PRI al terminar su trienio, sucediéndolo en el cargo como Alcalde su hermano Gildardo. Regresó a la alcaldía en 2018, para un periodo de 3 años, de nueva cuenta por el PRI.

En cuanto a Gabino Barrera Estrada, desde 2014 era identificado por el gobierno estatal como miembro del grupo criminal “Los H3”, surgido a raíz de las autodefensas, y se le señalaba como líder en Churumuco y La Huacana.

Con la llegada del coronavirus, Churumuco volvió a ser tema de noticia, pues el Cártel de Gabino Barrera, quien al parecer se independizó de Los Viagras, asaltó y corrió del municipio a decenas de adultos mayores que acudieron luego del 18 de marzo, a cobrar los apoyos extraordinarios del Gobierno federal por la crisis sanitaria, pues se les adelantaron varios meses de recursos para sobrellevar la cuarentena.

Ante la ausencia de sucursales bancarias en ese municipio –igual que la seguridad, una de las necesidades ignoradas por Herrera Tello y Silvano Aureoles en su “estrategia integral”- los pobladores tenían que salir de Churumuco a cobrar los recursos, y a su regreso, eran asaltados y corridos del municipio por el grupo criminal que encabeza el hermano del Alcalde priista.

Días después, el 17 de abril, Rogelio López Gaona y Anibar López Calderón, padre e hijo ganaderos y agricultores, fueron privados de la libertad, torturados y asesinados, y sus cuerpos abandonados en la comunidad Puerto del Ahuijote, responsabilizando habitantes del hecho al grupo de Gabino Barrera. 

Como se ve, la “estrategia integral” para Churumuco anunciada por Carlos Herrera -mano derecha de Silvano Aureoles que hasta lo alejó de su responsabilidad como Alcalde de Zitácuaro para posicionarlo como candidato en las elecciones de 2021-, nunca se puso en marcha y hasta la fecha el gobierno perredista no ha reportado un solo resultado de la misma, encontrando en el coronavirus una forma de hacer campaña mediática a su favor y poder ocultar su espectacular fracaso en el mayor reto que enfrenta la entidad: La violencia.

Comparando el primer semestre de 2020 con el mismo de 2019, se observa que los asesinatos han aumentado 30% y los homicidios de mujeres se han duplicado.

Asimismo, si se compara el primer semestre de 2015 (meses antes de que Aureoles Conejo tomara el poder), los asesinatos se han duplicado, al pasar de 434 a mil 094.

Comentarios