Por mal estacionado, Tránsito de Michoacán arresta a conductor y los mismos agentes se llevan su camioneta al depósito, en Zitácuaro

Publicado el 2 de Junio de 2020 a las 14:35:00 | Por: Redacción / Noventa Grados |

Zitácuaro, Mich., a 2 de junio del 2020.- Agentes de la Policía Michoacán y Policía Municipal de Zitácuaro adscrita al Mando Único, en funciones de Tránsito, violando todas las normas arrestaron a un conductor que estaba estacionado sobre una avenida, y hasta le dieron el poder de la unidad del detenido, a una oficial que no sabía manejar, para que la llevara a un depósito.

Los hechos fueron denunciados el pasado sábado, a través de las redes sociales, donde se compartió un video en el que se aprecia lo que ocurrió.

Dicha grabación, tomada  en la avenida Revolución, muestra el momento en el que el trabajador de una mueblería es subido a la batea de una patrulla de la Policía Michoacán, por agentes de la Dirección de Tránsito y Movilidad del estado y Policías Municipales de Zitácuaro, mientras personas graban y discuten con los uniformados.

La detención se dio pues el hombre estacionó una camioneta sobre la avenida para hacer labores de carga y descarga en una mueblería.

En este sentido, el Reglamento de la Ley de Tránsito y Vialidad del estado de Michoacán contempla la remisión al depósito de los vehículos mal estacionados (Articulo 56), pero antes se debe conminar al conductor a retirarse del lugar y elaborarle una infracción (Artículo 59); el Reglamento nunca establece la detención de los infractores.

En la grabación se ve que sin previo aviso, una mujer policía con chaleco de Tránsito, aborda la camioneta del presunto infractor y aprovechando que tiene las llaves puestas -pues el conductor fue sorprendido y detenido-, arranca la unidad para llevársela al depósito.

Sin embargo, el poco conocimiento de la mujer sobre autos, la lleva a accionar los limpiaparabrisas del vehículo en lugar de la transmisión, por lo que no le puede dar marcha a la unidad, causando la burla de los testigos.

“Sí me la puedo llevar”, insiste la agente.

Esta acción además, representa una violación más al Reglamento de la Ley de Tránsito y Vialidad, que en su Artículo 58 señala que para remitir un vehículo al depósito, “En los casos en que proceda la remisión (…) y previamente a que se haya iniciado el proceso de arrastre del vehículo, los agentes deberán sellarlo para garantizar la guarda y custodia de los objetos que en él se encuentren, de lo contrario la Dirección se hará responsable de la reparación o pago de los daños patrimoniales a elección del particular”.

Por esta remisión ilegal, el conductor deberá pagar además las multas y derechos que procedan, tanto a las autoridades como al depósito, que son los verdaderos ganadores de estas acciones fuera de la ley.

En el video se aprecia que ningún agente lleva a la vista la placa con su nombre o con número de oficial, lo cual los impide a molestar a los ciudadanos, de acuerdo con el Artículo 52 del Reglamento de la Ley de Tránsito y Vialidad de Michoacán, pero esto y la falta de placas en vehículos oficiales, son dos grandes lastres en los cuerpos de seguridad pública y graves faltas que no se cumplen ni se hacen cumplir por la autoridad.

Las irregularidades comienzan en la oficina del Encargado de Despacho de la Dirección de Tránsito y Movilidad del estado, Jorge Alvarado Serrato, quien se presenta y es presentado como Director de la dependencia, quien por no acreditar los exámenes de control y confianza, no debería desempeñar cargos relacionados con la seguridad pública, de acuerdo con la Constitución y la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Vecino de Zitácuaro, Jorge Alvarado Serrato forjó amistad con el gobernador Silvano Aureoles -que se dice zitacuarense- y con el empresario constructor, alcalde con licencia de ese municipio y secretario de gobierno de Michoacán, Carlos Herrera Tello.

Jorge Alvarado obtuvo la Subdirección de Tránsito y Movilidad de Michoacán, la Dirección de esa dependencia, un cargo en la Comisión Coordinadora del Transporte del estado (Cocotra) y su actual puesto como Encargado de Despacho, desde que Silvano Aureoles tomó el poder, en octubre de 2015.

Erika Karina Alvarado Alcantar, hija de Jorge Alvarado, hizo campaña para Carlos Herrera Tello, y al triunfo de Silvano Aureoles fue designada Delegada estatal de Turismo en la región Oriente (que incluye a Zitácuaro), luego se hizo regidora en el Ayuntamiento y actualmente es Secretaria de la Mujer. Ella fue una de las últimas personas que vio con vida al ambientalista Homero Gómez, y se amparó tras la desaparición de éste, en el mes de enero; en las manos de un acompañante suyo, aparecieron las pertenencias de Homero, que fue hallado muerto días después.

Kitzia Yamileth Alvarado Alcantar, otra hija de Jorge Alvarado, actualmente es Subdirectora de Atracción de Inversiones de la Secretaría de Desarrollo Económico de Michoacán (Sedeco), dependencia que antes la había contratado para dar conferencias, y fue nombrada en el cargo por instrucciones de Silvano Aureoles Conejo.

Las hijas y esposa del mando policiaco presumían apuestas en los casinos de Las Vegas, y viajes a Nueva York, Chicago, España, Portugal, Suiza, Reino Unido, Egipto y Jordania, por mencionar algunos destinos de una larga lista. Al ser exhibidos, borraron sus publicaciones.

Además del tráfico de influencias, a Jorge Alvarado se le señala como beneficiario de la corrupción de la Dirección de Tránsito y Movilidad del estado, cuyos mandos y agentes son señalados por extorsiones, acoso sexual, cobro de cuota y detenciones ilegales –como en el caso que se presenta–, pero además de amenazas de muerte y hasta intento de homicidio.

En connivencia con dueños de grúas y corralones, los agentes hacen su agosto a costa de los conductores, quienes además de tener que pagar sobrecostos, ser víctimas de extorsiones y amedrentamientos, han sufrido de robos y desvalijamientos mientras sus autos están en los depósitos, y algunos han llegado a perder sus vehículos, sin que nadie haga algo.

El dinero de las extorsiones, lo entregan los uniformados a sus superiores, pues son ellos quienes les imponen las cuotas de autos remitidos al corralón y de dinero recaudado de cualquier forma posible.

Agentes bajo el mando de Jorge Alvarado también han acusado que la esposa del Encargado de Despacho de Tránsito, Mary Alcantar Luviano, administra un rancho aguacatero en Zitácuaro, que es vigilado y atendido por personal de la Dirección de Tránsito y Movilidad, que el mismo Delegado en la región les “presta”.

Comentarios
Más leidas
Más importantes

Noventa Grados Radio