“El pecado de Apatzingán se llama adulación”; “el que tiene el rifle más grande, es el padrino de generación”: Padre Goyo

Publicado el 4 de Julio de 2020 a las 16:59:00 | Por: Redacción / Noventa Grados |

Apatzingán, Mich., a 4 de julio del 2020.- A decir del padre Gregorio López Jerónimo, sacerdote de la diócesis de Apatzingán, el crimen organizado se ha apoderado de la región terracalentana de Michoacán, por la tolerancia de los tres órdenes de gobierno al actuar de los delincuentes, quienes se han convertido en verdaderas autoridades para los pobladores e incluso figuras sociales reconocidas, que participan en eventos municipales.

En Entrevista para Noventa Grados, el “Padre Goyo” -como es popularmente conocido-, señaló que Apatzingán y la región Tierra Caliente se encuentran bajo control del crimen organizado, que rige la circulación en las carreteras y la industria agrícola desde el corte hasta la venta.

Esto, ante un gobierno que ha cedido su poder al crimen, y una población que ha tomado a los líderes criminales como figuras de autoridad y empleadores.

“Yo digo que el gran pecado de Apatzingán se llama adulación; aquí el que trae la pistola más grande, es al que se le adula, se le aplaude, se le reconoce”, dijo el sacerdote.

“Ha habido el cinismo de que, ahora que vienen las graduaciones, el padrino de generación de las escuelas es el jefe de plaza. El delincuente que tiene el rifle más grande, el Barret o el M50, es el padrino de generación”, relató el Padre Goyo.

Citó el caso del Tecnológico de Apatzingán, la institución de educación más importante de ese municipio, donde Luis Antonio Torres “El Americano”, exmiembro de las autodefensas y conocido líder crimina fue padrino de generación..

“Aquí el Tec de Apatzingán, cuando estaba en su tiempo ‘El Americano’, él fue el padrino e generación del Tec, la casa mayor de estudios de Apatzingán”.

“Imagínate el mensaje que (el jefe de plaza) está mandándole (a los estudiantes), está mandándole que no trabaje, que no vayan a la universidad, que ya tienen chamba segura con un rifle, que él es la autoridad y que está bien”, criticó el padre Gregorio López.

“Pero aparte el regalo que le haga; el regalo, una laptop a cada uno. Esa laptop la pagó una viuda a la que le mataron al señor, el empresario al que le robaron 100 mil pesos, el otro al que le quitaron el vehículo; fue el pueblo el que pagó esto”.

El Padre Goyo concluyó el tema señalando que “Si usted como ciudadano adula a un delincuente, es empoderarlo, es darle valor a lo que es falso”.
 

Comentarios
Más leidas
Más importantes

Noventa Grados Radio