¡Se salvó Monarcas! Crónica de la historia

¡Se salvó Monarcas! Crónica de la historia
¡Se salvó Monarcas! Crónica de la historia
Publicado 7 de Mayo de 2022 16:58:00 Autor Óscar Tapia Campos / Noventa Grados Columna de Opinión

Morelia, Michoacán. 7 de mayo del 2022.- ¡Se salvó! Mejor, ni en sueños. Monarcas Morelia le cortó una larga racha de triunfos al Monterrey  en el Estadio Bancomer al vencerlo 1-2 y logró su permanencia en la primera División con goles de Gastón Lezcano (31’) y Raúl Ruidíaz (90+’) que alcanza 9 anotaciones en su cuenta personal en busca de su segunda corona de goleo, a la vez que el conjunto michoacano se metió a la Liguilla como octavo lugar con 24 unidades. El de la igualada transitoria lo hizo Dorlan Pabón de penal al 86’).

Fue un encuentro no apto para cardiacos, porque en Guadalajara el Jaguares se puso rápidamente arriba en el marcador y Monarcas era asediado por todos los flancos, pero sus jugadores pusieron alma, mente y corazón para que su arco no fuera horadado.

No se veía cómo el Morelia pudiera vulnerar la portería regiomontana, donde Hugo González no pasaba muchos riesgos, sin embargo en una descolgada Gastón Lezcano remató de aire dentro del área grande y marcó el gol de la sorpresa (31’) y la ventaja para el conjunto michoacano, lo que lo colocaba en zona de salvación, pero con riesgo inminente porque en Guadalajara el Jaguares seguía arriba.

Monterrey adelantó líneas y el Morelia se replegó, metió todo el carro atrás y le apostó a que pasara el tiempo sin que la portería defendida por Sebastián Sosa fuera vulnerada, pero conforme caminaba el reloj el peligro crecía porque le empezaron a apedrear el rancho.

Ofensivamente el Morelia estaba ausente, el guardameta de los Rayados era un espectador más, la gente se comía las uñas porque el Monterrey era cada vez más dueño de la situación y parecía cuestión de tiempo para que cayera el gol de la igualada, porque Roberto Hernández no le encontraba la cuadratura al círculo, ya que ni Vilchis por la derecha, ni Cuero por la izquierda estaban sirviendo para maldita la cosa, porque ni defendían, ni estorbaban, ni atacaban, de ahí que Raúl Ruidíaz era un matón sin armas en las inmediaciones del área grande defendida por el local.

La Pandilla se agrupaba mejor, era más dinámico, mayormente peligroso y merodeaba la portería cada vez con mayor claridad. Y tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe, porque en una acometida de Monterrey por la punta derecha del área grande defendida por Sosa, Emanuel Loeschbor fauleó a Rogelio Funes Mori, el árbitro marcó penal y Dorlan Pabón anotó con potente disparo a la derecha de Sosa (86’).

La igualada colocaba a Monarcas en el Ascenso MX, es decir que estaba perdiendo la categoría porque en Guadalajara el Atlas seguía perdiendo 0-1 ante Jaguares. La angustia se veía en el rostro de los aficionados morelianos que hicieron el viaje y, seguramente, invadía a toda la gran afición moreliana que no podía creer que Jaguares ganara y Monarcas perdiera.

Monterrey siguió encima y Monarcas intentó hacer lo que no había hecho en la mayor parte del partido, irse al ataque con muchos hombres pero el tiempo corría y el descenso parecía inminente para el conjunto michoacano, porque no lograba esclarecer jugada alguna al ataque.

Se cumplieron los 90 minutos reglamentarios y todo mundo daba por hecho que el Morelia dejaría de ser equipo de Primera División, el silbante concedió 4 minutos de compensación, lo que parecía insuficiente para la salvación del cuadro michoacano porque no avanzaba en su futbol ofensivo.

En Guadalajara estaba terminando también el partido sin que el Atlas pudiera echarle una mano al Morelia que necesitaba el empate de su hermano jalisciense, pero en la cancha del Monterrey de pronto Rodolfo Vilchis recibió el balón por su sector derecho, levantó la cabeza y mandó centro elevado al área grande y ahí Miguel Sansores prolongó con el hombro a donde entraba Raúl Ruidíaz que se estiró cuanto pudo para mete el zapato derecho al esférico y éste tomó rumbo a la portería, el guardameta Hugo González le metió el pie diestro pero no pudo evitar la anotación (90+1) que le estaba dando al Morelia la salvación, a Ruidíaz la posibilidad de título de goleo y al conjunto michoacano la calificación a la Liguilla.

Se salvó el Morelia, se cumplió el cometido, ahora a festejar. Así sea.

Comentarios