A un año de la desaparición y muerte del activista Homero Gómez, caso cerrado con dudas sobre participación de políticos y policías

A un año de la desaparición y muerte del activista Homero Gómez, caso cerrado con dudas sobre participación de políticos y policías
Publicado
18 de Enero de 2021
17:37:00
Autor
Redacción / Noventa Grados

Ocampo, Mich., a 18 de enero del 2021.- Se ha cumplido un año desde que se reportó la desaparición del defensor y promotor de los bosques de la Mariposa Monarca en Michoacán, Homero Gómez González, quien sería hallado sin vida a finales del mes de enero de 2020, en medio de contradicciones del gobierno estatal, acusaciones de la familia sobre un asesinato, y preguntas sobre el involucramiento de las autoridades locales y regionales emanadas del PRD y con vínculos directos con el gobernador Silvano Aureoles Conejo y el alcalde de Zitácuaro Carlos Herrera Tello, exsecretario de gobierno de la entidad y hoy aspirante a la gubernatura.

Fue el 13 de enero de 2020, en la comunidad El Soldado, municipio de Ocampo, que Homero Gómez asistió a la clausura de la feria local.

De acuerdo con declaraciones a la prensa de la familia del activista agrónomo por Chapingo, en esa localidad lo esperaban políticos perredistas de Ocampo y Zitácuaro, que lo estaban llamando insistentemente para que acudiera a la cita.

Los políticos con los que Homero Gómez se reunió el día de su desaparición, fueron el finado alcalde de Ocampo, el petista Roberto Arriaga Colín y la síndica de ese municipio Elizabeth Guzmán Vilchis, hoy vicecoordinadora de síndicos del PRD; el diputado perredista Octavio Ocampo, que busca el cargo federal, y la regidora de ese partido en el municipio de Zitácuaro, Erika Karina Alvarado Alcantar, precandidata a diputada local.

Al paso de las horas y al no regresar el protector de los bosques a su hogar, su familia reportó su desaparición, el día 14 de enero, y el 29 fue hallado su cuerpo sin vida, en una olla agrícola. El dictamen de la Fiscalía tras la necropsia, dado a conocer el 30 de enero, fue que Homero Gómez murió por ahogamiento, pero ya en febrero se informó que tenía además un golpe en la cabeza, por lo que se dijo que su muerte se debió a "asfixia mecánica por sumersión en persona con traumatismo craneoencefálico".

Aunque la autoridad estatal dijo que no se descartaba ninguna línea de investigación, el caso quedó inmediatamente cerrado y más allá de febrero ninguna autoridad de Michoacán volvió a tocar el tema.

"Nos dijeron que su muerte fue accidental y murió ahogado”, dijo a la prensa Homero Gómez Valencia, el hijo del defensor. “Pero según la necropsia trae un golpe en la cabeza. No nos explicamos cómo le pudo suceder".

Tampoco se sabe cómo llegó el cuerpo al pozo, ubicado en un sitio por donde no solía pasar el activista insiste su hijo.

"Nosotros creemos que fue asesinado", "Toda la familia cree que lo de él fue un asesinato", insistió Gómez Valencia.

Al recordar la desaparición de su esposo, la viuda de Homero Gómez declaró a la prensa que “Hay personas que dicen que recibió llamadas muy insistentes de que bajara, que ya se le estaba haciendo tarde, que a qué horas iba a bajar”, rememora la mujer.

“Las llamadas eran muy insistentes, entonces él bajó (del santuario), se vio ahí con ellos, estuvo, sí tomando, la gente que lo vio tomar dicen que sí tomó pero no al grado de perderse. La gente comenta que los señores estos con los que andaba se fueron, lo dejaron solo.

“De hecho ellos dicen que todos se fueron a la misma hora, entonces, la curiosidad que tengo, es que si anduviera borracho, nunca deja su tableta y su teléfono. Jamás los hubiera dejado, ese día no andaba muy borracho y no era muy tarde”.

Apunta que tanto la tableta, como el teléfono, los tenía un compañero de la regidora de Zitácuaro, “aparecieron en sus manos, a él se los quitaron, quisieron dejarlo incomunicado, como dejarlo solo. Para mí que esto ya lo tenían planeado (…) al recibir mi marido un golpe en la cabeza fue por la espalda, no fue de frente, hasta cobardes fueron porque ni siquiera tuvieron el valor de ponerse de frente”, precisó.

Esa regidora es Erika Karina Alvarado Alcantar, también Secretaria de la Mujer del Ayuntamiento de Zitácuaro, e hija del encargado de despacho de la Dirección de Tránsito y Movilidad del estado, Jorge Alvarado Serrato, señalado de encabezar una red de corrupción.

Ellos y su familia son protegidos del gobernador Silvano Aureoles Conejo y del alcalde con licencia de Zitácuaro, Carlos Herrera Tello, quienes los han beneficiado con cargos en la administración municipal y estatal, desde que el perredista tomó el poder en 2015.

Durante el proceso de búsqueda del activista, fueron llamados a comparecer Erika Karina Alvarado, los presidentes municipales de Ocampo Roberto Arriaga Colín y de Angangueo, la alcaldesa Hilda Domínguez García, la síndico Elizabeth Guzmán, así como 53 policías municipales, pero no así el diputado local perredista, Octavio Ocampo, que también se reunió con Homero y el resto de los políticos.

Tanto Octavio Ocampo, hoy aspirante a diputado federal, como Karina Alvarado, se ampararon tras ser hallado el cuerpo del activista.

“No quiero señalar a nadie, ignoramos quién fue. El día 13 desapareció, lo encontramos 16 días después, lo encontraron en una olla agrícola, supuestamente las causas de la muerte fue por un golpe en la cabeza y por ahogamiento, porque si lo golpearon en la cabeza y lo aventaron ahí, él quedó prácticamente inconsciente y como estaba el pozo tres metros de agua pues él se ahogó”, dijo la viuda Rebeca Valencia.

Juan, otro hermano de Homero, también se muestra cauteloso en no señalar a nadie en específico como responsable del deceso de su pariente. Dice que esperarán el resultado de las investigaciones, mientras se le entrevista a un lado de la fosa donde apareció flotando el cadáver del ambientalista.

“Esta zona la peinamos, hicimos brigadas y recorrimos este lugar varias veces”, relata al recordar el trabajo de búsqueda que realizaron en el perímetro donde pudiera haber desaparecido su hermano.

“En el operativo de búsqueda participaron elementos de la Guardia Nacional, perros rastreadores, se usaron drones para ubicarlo por aire y no encontraron ningún cuerpo, por ese pozo pasaron varias veces y no lo vieron”, explica la viuda.

Juan Gómez, uno de los nueve hermanos de la víctima, detalla que quienes lo vieron la noche en que desapareció, dicen que no estaba borracho y que ya no estaba tomando alcohol, pues lo vieron tomando un vaso con café.

“Esperamos que pronto pueda haber resultados, ellos (las autoridades) andan trabajando”, expuso el familiar de la víctima al señalar que a día siguiente que su hermano no llegó fueron al punto de donde está la fosa con agua y encontraron el carro propiedad de Homero.

Gómez González era un destacado líder en su comunidad y organizaba brigadas de pobladores contra la tala clandestina, gestionaba recursos y era el más conocido promotor de los bosques de la Mariposa Monarca en Michoacán.
 

Comentarios
Más leidas
Más importantes