Bruno Vélez, triunfador de la novillada de la Monumental de Morelia

Bruno Vélez, triunfador de la novillada de la Monumental de Morelia
Publicado 1 de Agosto de 2021 15:35:00 Autor Oscar Tapía / Noventa Grados

Morelia, Mich., 1 de agosto de 2021.- El moreliano Bruno Vélez se alzó como el máximo triunfador de la novillada nocturna que tuvo como escenario el bellísimo coso del poniente de esta ciudad que el Generalísimo de las Fuerzas Insurgente denominara como El Jardín de la Nueva España. El experimentado novillero le cortó una oreja al de Autric que le tocó en turno.
Bruno Vélez realizó una faena derechista con detalles del novillerismo gitano que lo caracteriza, es decir con sabor y una estética en la que la expresión corporal se emparenta con la belleza, sobre todo en sus desplantes y adornos con capote y muleta.
En esta ocasión fue un deleite ver la labor del michoacano, porque sembró las zapatillas en la arena como mandan los cánones y porque por momentos se abandonó para gustarse y gustar. Nadie discute su pasión, ni sus deseos de ser, lo que ha mantenido contra viento y marea, por lo que ha tenido que sobreponerse a todo, incluso a él mismo.
Bruno Vélez logró conectar con el respetable, lo que siempre le resulta fácil por su gitanería y su saber vender bien su figura y sus recursos novilleriles. Mató de estocada desprendida y contraria que hizo doblar pronto al de Autric, lo que le causó tanto júbilo que él se dejó ir de espalda para quedar tendido con piernas y brazos abiertos sobre la arena de la Monumental de Morelia, ocurrencia que le fue premiada con ovación y aplausos.
Por cuestiones de salud no se presentó a novillear el Tato Loaiza, la empresa no cubrió ese y otro lugares, por lo que quedó a deber en cuanto a la cantidad de turnos anunciados en el cartel. Ojalá que en lo sucesivo se eviten esas situaciones porque el incumplimiento ahuyenta al público de la plaza.
Bruno Vélez alternó con Fernando Carrillo y Manuel Astorga, uno y otro tuvieron participación discreta y fueron premiados con vuelta al ruedo. También novilleó José de Alejandría, quien honor a la verdad se vio bien, realizó tandas meritorias, lo que fue bien calificado por el juez Víctor Alanís, por ello no le concedió trofeo. El detalle “curioso” es que un ayudante fue y cortó una oreja y se la entregó al novillero. Así sea.

Comentarios