“¡K8 al Aguaje, nos acaban de tirar con un dron!”: 18 meses de guerra en Aguililla, con la tolerancia de Herrera y Aureoles

“¡K8 al Aguaje, nos acaban de tirar con un dron!”: 18 meses de guerra en Aguililla, con la tolerancia de Herrera y Aureoles
Publicado 20 de Abril de 2021 11:17:00 Autor Redacción / Noventa Grados

Aguililla, Mich., a 20 de abril del 2021.- Aunque apenas hace una semana el gobernador Silvano Aureoles Conejo prometió en la plaza principal de Aguililla la paz para el municipio -aunque allí mismo agredió a un habitante pacífico-, de nada sirvieron las palabras del mandatario al tener lugar un ataque de criminales contra policías, la madrugada del martes en la comunidad El Aguaje. Desde la muerte de 13 policías estatales en una emboscada en octubre de 2019, tanto el mandatario Silvano Aureoles como su entonces secretario de gobierno, Carlos Herrera Tello, hoy candidato a Gobernador, permitieron la operación criminal, guardaron silencio y abandonaron a su suerte al municipio y sus pobladores.

Durante los primeros minutos del martes 20 de abril, elementos policiacos que se hallaban en una “Base de Operaciones Mixtas” (BOM) en la comunidad El Aguaje, fueron atacados con explosivos.

El saldo oficial de la agresión es de 2 agentes heridos, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública.

En audios que los policías mandaron solicitando apoyo, se escucha su desesperación, pidiendo con códigos y a gritos ayuda para la base de la comunidad Bonifacio “El Aguaje”.

“¡K8 al Aguaje!, ¡nos acaban de tirar con un dron!”, se escucha en uno de los audios.

Un pedido de ayuda similar se escuchó el 14 de octubre de 2019, cuando un convoy de la Policía estatal fue emboscado también en El Aguaje. 

“¡K8 Aguililla, nos atacan blindadas! ¡K8, compañeros lesionados en Aguililla! ¡K5, nos atacan!”

Entonces el gobierno del estado, encabezado por Silvano Aureoles y su secretario de gobierno Carlos Herrera Tello, permitió funerales deshonrosos para los 13 agentes caídos, cuyos féretros descansaron sobre tabiques o sillas.

Incluso Aureoles aseguró y Herrera Tello reiteró, que el municipio de Aguililla no signó el acuerdo del mando único con el estado y a ello achacaban la criminalidad, aunque fotografías muestran al alcalde Osvaldo Maldonado firmando el convenio con Silvano Aureoles, en septiembre de 2018.

Desde entonces se ha librado una abierta guerra del Cártel Jalisco Nueva Generación contra los cárteles michoacanos asociados en Carteles Unidos. Carlos Herrera Tello abandonó el Gabinete de Aureoles a finales de 2020 sintiéndose capaz de ser Gobernador, aunque dejó a Aguililla en total abandono y bajo el control del crimen organizado.

Silvano Aureoles mantiene así esta situación y solo acudió la semana pasada a ese municipio para tomarse fotos, hacer promesas que como se ve es incapaz de cumplir, y para agredir a un manifestante pacífico que lo sacó de sus casillas al exigirle que se pusiera a trabajar y recorriera la entidad en tierra, y no en helicóptero.

Aureoles Conejo, usando las prácticas más reprobables, publicó información privada del profesor Fernando Padilla y lo acusó sin pruebas de ser miembro de la delincuencia organizada. Temiendo por su vida y la de su familia, el agraviado por el gobernador lo demandó y pidió ayuda al Gobierno federal para salir del municipio.
 

Comentarios