Enfrentamientos con el crimen, secuestro y asesinato en las comunidades: Lo que se ocultó en Zitácuaro antes del levantamiento de los pueblos

Enfrentamientos con el crimen, secuestro y asesinato en las comunidades: Lo que se ocultó en Zitácuaro antes del levantamiento de los pueblos
Publicado 24 de Febrero de 2021 23:00:00 Autor Redacción / Noventa Grados

Zitácuaro, Mich., a 24 de febrero del 2021.- Aunque la muerte de 13 personas en un enfrentamiento que tuvo lugar en la comunidad Crescencio Morales, el pasado mes de enero, fue el punto de inflexión para el alzamiento armado de las comunidades contra la delincuencia organizada y por el abandono de los 3 niveles de Gobierno, los habitantes de los pueblos indígenas son contundentes al señalar que los problemas, que son históricos, arreciaron a finales de 2020, incluyendo secuestros, robos, asesinatos, enfrentamientos entre pobladores y delincuentes, y de criminales contra sus rivales, todo lo cual fue ocultado por el gobernador Silvano Aureoles Conejo, que cínicamente anunció en enero el éxito de su modelo de seguridad en Zitácuaro.

Así lo indica el testimonio de un habitante de las comunidades indígenas de Zitácuaro, que en entrevista para Noventa Grados expuso la realidad detrás de los hechos de violencia que se han conocido en ese municipio, y otros que no han trascendido.

El entrevistado manifestó que el 13 diciembre de 2020, los pobladores de las comunidades se percataron de la presencia de 8 hombres armados que se ocultaban en el bosque en las inmediaciones de la comunidad Carpinteros, y que se acercaron a algunas casas para pedir comida y cobijas.

Los pobladores reportaron este hecho a la autoridad, y al lugar acudió la Guardia Nacional, que acudió al sitio y desmanteló el campamento de los sospechosos -que luego se supo eran integrantes de la Familia Michoacana-, aunque no logró alguna detención.

A la maña del día siguiente, los sujetos seguían en el bosque, y su presencia fue advertida a la Guardia Nacional, pero los soldados, argumentando que no tenían vehículos a su disposición para ir al sitio, y debían que organizarse con otras autoridades.

Mientras tanto, el grupo de desconocidos se trasladó a las inmediaciones de la comunidad Donaciano Ojeda, donde comenzaron a robar vehículos para movilizarse.

Fue entonces que los malhechores sorprendieron a una mujer al volante, quien intentó escapar del sitio sin entregar su camioneta, por lo que le dispararon y murió. A decir del habitante, el padre de la mujer murió días después.

Esto motivó a la organización de los pobladores de las comunidades indígenas, para atrapar a los responsables.

Durante las próximas horas a la casa del jefe de tenencia de Donaciano Ojeda arribaron cuatro delincuentes en una camioneta Ford F-150, de cuatro puertas, quienes tenían secuestrados a dos hombres y le dijeron a la autoridad comunal que ordenara a los habitantes no meterse con ellos, para no regresar las agresiones, manifestando que eran miembros de la Familia Michoacana.

Antes de irse, los sujetos robaron otra camioneta, del hijo de jefe de tenencia.

Ante esta situación los pobladores cerraron los caminos e instalaron puestos de revisión, a donde llegaron posteriormente los cuatro malhechores en la camioneta y con los dos secuestrados.

Con garrotes y escopetas los pobladores enfrentaron a los criminales, que en su huida se accidentaron y escaparon a pie, dejando a sus dos víctimas en el sitio, que luego se supo eran habitantes de Zitácuaro.

A ese mismo grupo de hombres se le relaciona con una balacera que días después tuvo lugar entre delincuentes, en la comunidad Valle Verde, y con el ataque a la población de la comunidad Crescencio Morales, que el 17 y 18 de enero dejó un saldo de 13 muertos.

Antes de la matanza en Crescencio Morales, el gobernador Silvano Aureoles Conejo, que se dice zitacuarense, celebró el éxito de un supuesto modelo de seguridad aplicado en ese municipio desde agosto de 2020, y que sería replicado en Zamora y Morelia, las ciudades más violentas de la entidad.

No tardó ni una semana para que el crimen organizado mostrara su cara en Zitácuaro y derribara el discurso de Silvano Aureoles, evidenciando además la ausencia de autoridad en ese municipio abandonado por el alcalde, Carlos Herrera Tello, a los 7 meses de asumir el poder, para posicionarse como candidato a la gubernatura de Michoacán, y hoy está en campaña respaldado por el Ejecutivo.

Aureoles Conejo regresó en febrero a Zitácuaro, con militares a ambos lados, para anunciar más operativos policiacos, pero el pobladores que concedió esta entrevista para Noventa Grados, dice que las autoridades se enfocan más en sancionar a los conductores que en combatir a la delincuencia organizada.
 

Comentarios