Acusan millonario fraude fraguado desde la SEE, marchas, camiones retenidos, Michoacán sin Secretario de gobierno y Gobernador de gira en Coahuila

Publicado el 10 de Agosto de 2020 a las 17:12:00 | Por: Redacción / Noventa Grados |

Morelia, Mich., a 10 de agosto del 2020.- Un verdadero caos social provocado por el gobierno del estado, es el que vive Michoacán por las acusaciones de un fraude en el examen de ingreso a las Escuelas Normales, cuyos resultados han reconocido las propias autoridades educativas como anormales; aunque la crisis tenía visos de resolverse el sábado, el gobierno del estado de forma intencional decidió no asistir a la reunión a la que citó a los inconformes el día domingo, aunque estos ya habían amenazado –y cumplieron- con volver a bloquear caminos y retener vehículos en caso de no tener respuesta; los normalistas que sí aprobaron los exámenes también se manifestaron y mientras tanto, el Secretario de gobierno está ausente y el gobernador Silvano Aureoles Conejo, haciendo proselitismo en el norte del país.

Los aspirantes rechazados de las Escuelas Normales del estado, principalmente los habitantes de Cherán, han acusado que se vendieron fichas y resultados de los exámenes de admisión, con costos desde los 8 mil y hasta los 100 mil pesos dependiendo del resultado buscado.

Por estos hechos que dejaron millonarias ganancias a su perpetrador, los afectados señalan a Gerardo Cázares Torres, quien hasta hace unos días se desempeñaba como Director de Evaluación de la Secretaría de Educación del estado, siendo él hermano del dirigente de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) Jorge Cázares Torres. Tras las acusaciones en su contra fue relevado al cargo de Director de Tecnologías de la Comunicación y la Información Educativa, pero los aspirantes a normalistas y padres de familia exigen la cancelación del examen y una nueva fecha para otra evaluación.

Por este motivo, desde el lunes 3 de agosto y hasta el día sábado, mantuvieron en su poder 11 vehículos de carga y transporte y a sus operadores, siendo liberados el fin de semana al detener el gobierno del estado a 22 padres de familia y aspirantes -tres de ellos menos de edad- que la Administración de Silvano Aureoles Conejo usó como “moneda de cambio” para concretar el intercambio de “rehenes”.

Liberados los vehículos y los detenidos, se acordó para el domingo una reunión entre autoridades e la Secretaría de gobierno que encabeza Carlos Herrera Tello -a quien Aureoles Conejo alejó de sus responsabilidades como Alcalde de Zitácuaro para posicionarlo políticamente de cara a las elecciones 2021- y la Secretaría de Educación al frente de la cual está Héctor Ayala  Morales, pero ningún funcionario de esas dependencias se presentó a la cita, dejando plantados a los manifestantes que ya habían advertido que retomarían los bloqueos y retención de vehículos si no tenían respuesta.

Actualmente están en poder de 15 unidades que amenazaron con quemar posiblemente desde el lunes, manifestando que se han roto las mesas de diálogo y negociación con el gobierno del estado.

Al mismo tiempo, al iniciar la semana aspirantes aceptados en las Normales del estado, marcharon y realizaron bloqueos con unidades del servicio de transporte público en la capital del estado, para defender su lugar en la educación superior.

Con un despliegue policiaco posterior a las manifestaciones se logró reabrir las vialidades y devolver los vehículos a sus conductores.

Desde el inicio de la crisis el secretario de gobierno se ha mantenido al margen de la situación y en sus redes sociales solo habla del coronavirus, presumió la inauguración de una obra vial en Morelia y su reunión con empresarios, y ha emitido dos mensajes sobre el equipo de fútbol local.

Mientras tanto, el gobernador Silvano Aureoles Conejo también se ha desentendido de la crisis social generada por su gobierno, y el lunes acudió a Torreón, Coahuila, a una reunión con sus homólogos de algunos estados, que, como las anteriores, solo han servido para criticar al gobierno federal y generar desplegados sin que tome alguna acción de gobierno.

Aprovechando la crisis por coronavirus, Silvano Aureoles Conejo se ha enfocado en mejorar su imagen a través de una campaña mediática con la que ha inundado las redes sociales con varios mensajes todos los días, y por motivos tan banales como el Día de la Madre o el Día del Niño, otros dirigidos a migrantes y mujeres, para mostrarles su apoyo, pero ocultando que la migración en su gobierno ha aumentado hasta niveles récord y en el caso de los homicidios de mujeres, se duplicaron en 2020 comparado con 2019, siendo ya más de 800 féminas las asesinadas en su Administración.

Su secretario de gobierno no es la excepción y la Administración estatal le ha dejado “colgarse la medalla” de hacer al Atlético de Morelia el equipo de fútbol estatal, al parecer el único “logro” que puede presumir, pues su figura en la Administración estatal es más bien gris y solo está a la espera de lograr un cargo más en 2021, mientras que en Zitácuaro –municipio que debería estar gobernando pero que abandonó para integrarse al Gabinete de su amigo Silvano Aureoles- sus propios pobladores lo retuvieron hace un par de meses.

En tanto, la corrupción en la Administración estatal, especialmente en la Dirección de Tránsito y Movilidad de Michoacán ha alcanzado niveles nunca antes vistos, estando al frente de esa dependencia el compadre de Silvano Aureoles y Herrera Tello, Jorge Alvarado Serrato, funcionario estatal desde que el perredista asumió el poder en 2015 y cuyas hijas ostentan cargos en el gobierno estatal y municipal de Zitácuaro y toda su familia presume una vida de lujos con viajes a más de una decenas de países y apuestas en Las Vegas, a la par que la migración y la violencia aumentan año con año y el crimen organizado se ha apoderado de grandes territorios de la entidad en la Administración silvanista.

Comentarios
Más leidas
Más importantes

Noventa Grados Radio
>