No se me ha ido el valor por los hoyos, mi vocación es eterna, precisó el matador Isaac Chacón - Noventa Grados - Noticias de México y el Mundo

No se me ha ido el valor por los hoyos, mi vocación es eterna, precisó el matador Isaac Chacón

20 de Septiembre de 2019 a las 11:52:00 | Por:Óscar Tapia Campos / Noventa Grados

Morelia, Mich., 20 de septiembre de 2019.- Isaac Chacón es un torero diferente, intenso y, por lo mismo, polémico, de ahí que los éxitos hayan sido tan comunes a lo largo de su carrera, de ahí mismo que no todas las puertas se le hayan abierto. Así sucede con los que no se uniforman, con los que siempre ven más allá de su nariz, con los que le llaman al pan pan y al vino vino.

Tardó en llegar al cartel de un 30 de septiembre, aunque merecimientos había establecido hacía muchos años atrás, mas cuando lo hizo acabó con el cuadro, dejó constancia hermoso Coso del Poniente Moreliano que no admite límites y pintó de rojo la arena sagrada de esa hermosísima plaza de toros, en la que venció y convenció, de la que se retiró al centro de gritos de ¡Torero, torero, torero!
Y después de tan grande triunfo, uno esperaba verlo repetir en la Tradicional Corrida de Noche de Muertos, la del 2 de noviembre de 2018, pero no, no estuvo; y entonces se pensó que estaría en el cartel del 30 de septiembre de este fugaz 2019, pero tampoco; ahora hay la confianza de que finalmente forme parte de la papeleta del aniversario del natalicio del Generalísimo José María Morelos y Pavón, pero quién sabe.

No es poca la gente que se me ha acercado para preguntar si Isaac Chacón, el Remolino de las Tempestades, estará en la corrida del ya muy próximo 2 de noviembre, y mi respuesta es la misma: “No sé, la empresa no ha dicho nada, tan sólo me comentó Pablo Moreno que a él le gustaría que estuviera, pero también dijo: “vamos a ver, ojalá se pueda”.

Para no darle vueltas al asunto, me senté a platicar con el protagonista de esa interrogante, con el matador Isaac Chacón, remolino de las Tempestades, quien a veces sonriente, a veces serio, a veces sarcástico y todo el tiempo amistoso respondió: “Hemos entablado negociaciones con Casa Toreros, estamos abiertos a cualquier propuesta taurina, la empresa nos ha tratado de una forma correcta, pero no hemos cerrado ninguna contratación. No hay un no, pero tampoco hay un sí rotundo, ni tampoco hay una rúbrica de tu servidor en ningún contrato y, bueno, estamos esperando”.

No hubo necesidad de jalearle para que se abriera de capa, sus respuestas estaban a flor de labio, traía muy claras las ideas, perfectamente estructurada su criterio: “Yo siempre he estado en la mejor disposición, el dinero no es un impedimento, y la ilusión está a tope, el ánimo está a tope, estamos preparados, y si la empresa considera que podeos venir en esta ocasión, vendremos; y si no en cualquier otra ocasión podremos estar”.

En torno a su persona y su personalidad se han esgrimido muchos comentarios, lo que está dentro de la normalidad por ser un torero diferente, por ser el Remolino de las Tempestades, entre otros aspectos se ha dicho que las tres cornadas que recibió hacen cerca de un año le amainaron el hambre, las ganas, el valor, por eso le dije: “La pregunta va como es, las cornadas, porque no fue una”.

Pronto, claro, contundente, acotó: “Fueron tres, de las diecisiete que ya tengo y, bueno, te voy a interrumpir, no se me ha ido el valor por los hoyos”.
Solté una carcajada antes de confirmarle: Esa era la pregunta. ¿Qué pasó, que te dejaron esas cornadas?

Reflexivo, convencido y convincente, remarcó: ““Me dejaron lo mismo de siempre, que mi vocación es eterna. Es una vocación que voy a tener toda la vida, porque no soy torero de hace dos días para acá, siempre estoy mentalizado y preparado; los toros dan triunfos, éxitos, fracasos, amistades y dan dinero”.

Claro, había que hacer una acentuación en ese momento para ver su parecer al respecto, por eso precisé: Y dan enemistades también, matador.

Sonriente, juguetón, ameno, pero también contundente, aclaró: “Algunas, pero es parte. Había escuchado una frase que habla de fuego amigo, y aquí hay mucho fuego amigo, demasiado; ellas lo saben, lo digo porque aquí también hay mujeres en el medio taurino. Mas yo siempre estoy listo para torear, si me dicen que ahorita, ahorita mismo toreo”.

Afirme a modo de pregunta que supongo que para él la Monumental de Morelia es muy importante. Y su respuesta no dejó lugar para duda alguna: Es emblemática, yo la comparo con la México, Madrid y Sevilla, no he toreado en esas plazas, espero hacerlo algún día, pero para mí Morelia tiene misma importancia, porque siempre vengo con esa responsabilidad de darle a la afición una tarde importante, a mi gente, a esa gente que me saluda, a la que me pregunta ciertas cosas,  que me pregunta que si me he peleado con alguien, pero no, yo no me he peleado con nadie, tengo buenos amigos en la gente del Palacio del Arte, en Organización Ramírez, el doctor, y el señor Pablo Moreno también es mi amigo, pero, bueno, ellos arman sus carteles y cuando ellos dispongan podremos entablar una negociación que sea fructífera para ambas partes”.

La indagatoria de mi parte, entonces, fue la siguiente: ¿No hay rispideces?
“Nooo, no hay ningún problema, yo soy muy amigo de ellos, me han tratado bastante bien, pero esto es un negocio y si en un momento dado conviene a sus intereses, y a los míos, torear una tarde tan importante, pues lo haremos”. 

Insistí: ¿Ves posibilidades de llegar a un arreglo con ellos para el día 2 de noviembre? Hay mucha gente que quiere ver el retorno de Isaac Chacón a la Monumental, dejaste muy buen ambiente, buena imagen, y tu triunfo no fue un triunfo cualquiera, ese fue escrito como se deben escribir. ¿Ves visos de que pudieran llegar a un arreglo para que torees el 2 de noviembre en la Monumental de Morelia?

Y él, El Remolino de las Tempestades, remarcó: “Yo te digo categóricamente que al menos de mi parte y de la de mi nueva administración tenemos toda la disponibilidad de llegar a un muy buen acuerdo para que juntos podamos lograr que la fiesta siga progresando y que haya una gran entrada, pero no hemos dicho el sí rotundo, ni tampoco hemos dicho el no, ni me han dicho si toreo o no toreo, me han comentado que me tienen contemplado, pero nunca jamás me han dicho que voy a torear. Yo estaré siempre a la disposición de llegar a un buen arreglo”. Así sea.

Comentarios
Más leidas
Más importantes

Noventa Grados Radio
Últimas noticias