Le queman mucho incienso a Mazatlán y, al hacerlo, escupen a Morelia y su gente

Publicado el 3 de Junio de 2020 a las 21:06:00 | Por: Óscar Tapia Campos/ Noventa Grados |

Morelia, Mich., 03 de junio del 2020. - Decía mi abuela materna que “no hay que escupir al cielo porque al que lo hace le cae el gargajo en el hocico”, pero hay a quienes se les olvida y lo hacen con desfachatez y sin el menor asomo de prudencia, tal como lo han hecho quienes fueran los directivos del desaparecido Monarcas, ya que en su comunicado de prensa le queman mucho incienso a Mazatlán y, al hacerlo, lanzan escupitajo a Morelia y su gente.

El singular comunicado de prensa emitido por el área de comunicación (creo) del extinto Monarcas Morelia es, de suyo, un panegírico para Mazatlán, los mazatlecos, los empresarios de allá, los periodistas de esa parte de México y de todo lo que será su nuevo mercado. Al mismo tiempo se hace una diatriba de Morelia y todos los que de una u otra manera abonamos en favor de ese equipo.

El séptimo párrafo del referido comunicado de prensa es una joya de la lambisconería hacia un destino y de descalificación hacia otro, porque entre líneas se dice mucho más de lo que se expresa literalmente. 

Leamos esa “joya” a la que me refiero: “Mazatlán, conocida como la Perla de Occidente, lo tiene todo para hacer crecer el futbol: gente de primera, afición apasionada, empresarios comprometidos, medios de comunicación y autoridades responsables. Juntos, harán de este proyecto un éxito para todos, empezando por el futbol”.

Es decir que, según su comunicado, dejaron a esta ciudad y a la enorme afición moreliana sin su equipo porque no hay gente de primera, no hay una afición apasionada, no hay empresarios comprometidos, no hay medios de comunicación responsables y, por ende, tampoco periodistas con esas características, y no hay autoridades responsables.

Qué poca, pero qué poca manera la suya, porque después de poco más de 20 años de explotar a Morelia y a los morelianos de todos los estratos sociales, niveles educativos y bagajes culturales resulta que no los merecíamos (y me incluyo, porque soy orgullosamente curimeño tengo residencia en esta ciudad desde 1977, lo que también me hace moreliano).

Está bien que quieran congraciarse con su muevo mercado, eso se entiende, pero que al hacerlo se descalifique a la clientela que los sostuvo por más de dos décadas resulta grotesco. Yo sé que tienen todo el derecho de hacer con su empresa lo que quieran, pero por lo menos deberían dejarse ver diplomáticos para hacer como que se van apenados y realmente agradecidos.

Mientras que para su nuevo mercado y clientela emiten elogios y todo tipo de notas laudatorias, para su anterior casa sólo tienen un lacónico par de renglones: “El agradecimiento y respeto del club con la ciudad de Morelia y los michoacanos perdurarán por siempre”.

En fin, como decía mi abuela, “que a su perro le den pan y a su can mordidas”. Así sea.

Comentarios
Más leidas
Más importantes

Noventa Grados Radio