El suicidio adolescente va en aumento en México

El suicidio adolescente va en aumento en México
Publicado 21 de Julio de 2021 11:00:00 Autor Luis Manuel Guevara / Noventa Grados

Morelia, Michoacán., 21 de julio del 2021.- Aunque con el paso de los años se han derribado barreras sociales y eliminado los tabúes de temas que anteriormente eran considerados como “prohibidos” o “escandalosos”, el suicidio continúa siendo un tópico del que pocas veces se habla o se reconoce; sin embargo, al revisar las estadísticas, estas dejan claro que aún hay muchas acciones por realizar en materia de prevención.

Sumado a ello, actualmente las autoridades en materia de salud, seguridad e incluso economía, han reconocido que la depresión y ansiedad son asuntos agravados a causa de la pandemia de COVID-19 que actualmente mantiene al mundo en estado de indefensión, en sus casas frente a un enemigo invisible, pero latente.

No obstante, también los adolescentes han tenido que modificar sus rutinas diarias; pasaron de ver a sus amigos y compañeros de escuela prácticamente diario a únicamente convivir por medios audiovisuales, escondiendo emociones que dentro de la convivencia presencial podían aflorar, así lo señaló la psicóloga Carmen Gómez García.

En entrevista, la especialista recalcó la necesidad de erradicar el mito de que quien habla de suicidio no tiene en realidad deseos de llevarlo a cabo, pues aproximadamente el 80% de los casos que manifiestan su deseo de provocarse la muerte lo logran; además, el hecho de hacerlo por llamar la atención no disminuye el riesgo de lograr terminar con su vida.

Contexto Nacional:

Según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Información (INEGI), en 2017 se registraron 641 fallecimientos adolescentes por lesiones autoinfligidas, lo que representa el cuarto lugar en cuanto a causas de muerte entre el grupo etario de 10 a 17 años; esta cantidad representa el 10% del total de defunciones registradas ese año en el país.

Hasta 2015, el suicidio era la tercera causa de muerte a nivel mundial con un reporte de 67 mil casos.

En 2017, México registró 641 defunciones de adolescentes de entre 10 y 17 años de edad, 383 hombres y 258 mujeres, es decir, por cada 10 muertes registradas, 6 fueron en hombres y 4 de mujeres.

Los fallecimientos fueron en su mayoría por ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación pues representan el 88% de los casos; el 6% fue por envenenamiento, y el 3% por arma de fuego; en cuanto a hombres, el 91% utilizó como método para quitarse la vida el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación, en el caso de las mujeres fue el 85%; mientras que el 5% de hombres utilizó el arma de fuego y el 12% de mujeres se quitó la vida por envenenamiento.

Hasta 2010, a nivel nacional se registraron 4.3 suicidios por cada 100 mil habitantes, cifra que ha aumentado con el paso de los años, ya que en 2017 se reportaron 5.2 casos por cada 100 mil habitantes; Chihuahua es la entidad con la tasa más alta pues por cada 100 mil habitantes se registraron 10.7 sucesos, caso contrario a Guerrero que únicamente cuenta con 1.9 casos por cada 100 mil habitantes.

Contexto en Michoacán:

Según la estadística de mortalidad del 2017 presentada por el INEGI, Michoacán se encontraba en el lugar número 24 a nivel nacional en cuanto a tasa de suicidios reportados, siendo el número uno el de mayores registros.

Hasta ese entonces, Michoacán contaba con 4.3 suicidios por cada 100 mil habitantes.

El 10 de septiembre del 2020, con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, la Secretaría de Salud del estado (SSM) informó que la línea telefónica especializada en salud mental del 9-1-1 había recibido hasta ese entonces un total de 943 llamadas, de las cuales el 67 por ciento eran de mujeres. Las principales problemáticas atendidas por ese servicio telefónico fueron por ansiedad (36%), la depresión (19%), la violencia (13%) y adicciones (10%).

La SSM informó que hasta el 19 de mayo de este año se habían atendido 313 personas con problemas de depresión, ansiedad, violencia, intento de suicidio o adicciones a través de la línea del 9-1-1 y el Centro Regulador de Urgencias Médicas del (CRUM) del Centro Estatal de Comando, Comunicaciones, Cómputo, Control, Coordinación e Inteligencia (C5i).

Cabe destacar que las instancias estatales no han reportado en sus portales informativos ningún dato estadístico dividido por grupos etarios.

Focos de atención y prevención:

Es importante hablar con los adolescentes sobre el suicidio de manera clara y concisa, pues es completamente falso el hecho de que hacerlo podría darles ideas a los jóvenes de cómo hacerlo, sino al contrario, dialogarlo con ellos favorece el poder visualizar un panorama favorable a las vicisitudes que enfrentan.

Sumado a ello, hay que entender el por qué se piensa en el suicidio como una opción, cual es el problema que consideran no tiene solución, enfatizó que el dialogar el problema con el adolescente podría ayudar a disolverlo y ver posibles soluciones a corto, mediano o largo plazo.

Carmen Gómez puntualizó que en caso de no haber mejoría mediante estas primeras intervenciones, sería necesario acudir ante un psiquiatra, ya que en ocasiones el nivel de depresión puede ser tan alto que se requeriría de medicamentos.

Finalmente, la especialista recomendó continuar con la rutina diaria implementando una actividad en especial, es decir, desayunar-comer-cenar a horas convenientes, poder hacer actividad física, compartir un alimento al día con alguna persona o de ser posible, entablar una llamada o videollamada para propiciar el diálogo durante el día.

 

 

Comentarios